ANIMALES

En todos estos sistemas naturales del parque se han citado hasta 271 especies de vertebrados, entre los que destacan las más valiosas de la fauna mediterránea, como, el águila imperial ibérica, la cigüeña negra, el lince ibérico y el buitre negro. Los dos primeros, además, son exclusivos de la Península Ibérica. A ellos se une el gran depredador de nuestra naturaleza, el lobo, que aunque parece recuperarse al norte del río Duero, al sur está casi extinguido y es en este parque donde se encuentran algunos de los últimos ejemplares.

Fauna en la Sierra de Andújar con escamas, pelo o plumas

Además, es fácil sorprender en los cielos del parque la magnífica silueta de buitres leonados y águilas reales, descubrir chovas piquirrojas o búhos reales en los cortados, o maravillarse con el colorido tan magnífico del picogordo, la oropéndola o la abubilla que pueblan bosques y dehesas.

Sin duda, un compañero en nuestros paseos por la sierra será otra ave de bello diseño, el rabilargo, elegante córvido de tamaño mediano que alcanza grandes poblaciones en la Península Ibérica pero que está ausente del resto de Europa, reapareciendo más allá, en Asia oriental.

También podrás ver 17 especies de reptiles. Es fácil sorprender a lagartos, lagartijas y serpientes soleándose entre piedras y matas. Para muchos no resultan animales agradables; más bien infunden respeto cuando no fobia. Y sin embargo, pensemos qué sería de montes y campos sin la importante labor de las grandes culebras, como la bastarda o la de escalera, o de la vilipendiada víbora, incansables devoradoras de roedores.

Y qué decir de los anfibios, que en esta sierra están representados por al menos doce especies. Los puntos de agua permanente mantienen poblaciones de ranas y tritones, y a ellos acuden sapos y salamandras a reproducirse. Si vienes en época de lluvias, te aconsejamos pasearte por los prados, a la vera de los arroyos; tal vez allí sorprendas a varias especies de sapos o a la escurridiza sala- mandra. No olvides que la noche suele ser el reino de los anfibios, incapaces de vivir a pleno sol; una linterna y un poco de paciencia pueden ser suficientes para observar estos animales.

Pequeños carnívoros, grandes cazadores

El parque natural es el hogar de diferentes especies de carnívoros. Los más conocidos son sin duda el lince y el lobo, pero hay muchas otras especies, de diferentes tamaños pero todos con una característica común: son formidables cazadores.

dibujo-nutria-animales-en-la-sierra-de-andujar

Siempre asociada a cursos fluviales se encuentra la nutria (Lutra lutra), carnívoro semiacuático, como revelan las membranas interdigitales de manos y pies, que facilitan la natación, su tupido pelo parduzco y su cola larga y aplanada en la base, que le sirve de timón; abundante en el parque, se alimenta sobre todo de peces y cangrejos, aunque también puede capturar anfibios y reptiles.

El más voluminoso de los pequeños carnívoros es el tejón (Meles meles), que puede llegar a pesar hasta 25 kg. Resulta inconfundible con su cara de color blanco, con dos franjas negras que atraviesan sus ojos hasta sus pequeñas orejas, y su pelaje grisáceo oscuro. Y el más pequeño es la comadreja (Mustela nivalis), cuyos ejemplares más grandes apenas alcanzan los 24 cm de longitud, sin contar la cola, y un peso de 200g. Se alimentan sobre todo de roedores y otros pequeños mamíferos, y se ha calculado que una comadreja adulta puede llegar a comer seiscientos treinta pequeños roedores al año. Algo mayor es el turón (Mustela putorius), de pelaje marrón oscuro, con manchas blancas alrededor del hocico, sobre los ojos y en las orejas; es una especie escasa y, posiblemente, el carnívoro más desconocido del parque. Y la garduña (Martes foina), de pelaje pardo achocolatado, con un característico babero blanco.

Además del lince, en el parque vive otro felino, el esquivo gato montés. Es más robusto y corpulento que el gato doméstico, del cual se diferencia sobre todo por su gruesa cola con barras negras y blancas. De hábitos nocturnos, su técnica de caza favorita es el acecho: espera pacientemente a que aparezca su presa, normalmente roedores o conejos, para caer sobre ella.

De la familia de las mangostas está presente el meloncillo, al parecer introducido en la Península Ibérica durante la época islámica. De pelaje marrón oscuro, tiene la cabeza puntiaguda, con ojos pequeños y orejas diminutas. Los grupos familiares se desplazan en fila, con la madre en cabeza, lo cual ha dado lugar a leyendas populares de grandes serpientes peludas.

Y finalmente, mencionar a la gineta, posiblemente también introducida. Fácil de identificar por su pelaje gris pálido, con manchas negras, que en la cola se transforman en anillos, es un gran cazador de roedores, motivo por el que era mantenido como animal doméstico en muchos lugares del norte de África, cumpliendo la función de nuestros gatos.

Sierra de Andujar plano parque

CONOCE CADA ESPECIE DE LA SIERRA DE ANDÚJAR:

Por favor, ayúdanos a difundir este precioso parque natural. Es fácil, solo tienes que hacer click en las redes sociales que aparecen mas abajo para compartirlo y ya esta. Muchísimas gracias por tu ayuda.flechas-compartir-en-redes-sociales