El Rumblar

• TrayecTo Lineal

• LongiTud 15,9 km

• Tiempo esTimado 5 horas y 40 minutos

• dificuLTad Media

• Tipo camino Carretera sin asfaltar

• paisaje/vegeTación Relieve de media montaña con pendientes moderadas. Dominancia de monte mediterráneo y dehesas de encinas y alcornoques. Embalse de importante capacidad y niveles variables. Escasas construcciones.

• Sombra Poca o nula

• Autorización especiaL No es necesaria

• Recomendaciones Llevar agua potable y vestimenta y calzado adecuados. Cerciorarse de la potabilidad de las aguas de las fuentes. Ser precavido con el trá co rodado.

Provincia / municiPios: Jaén / Andujar ; Villanueva de la Reina ; Baños de la Encina
Hojas del mTn 1:50.000

883 – Virgen de la Cabeza ; 904 – Andujar ; 905 – Linares
coordenadas inicio / final

38o 09’ 39,09”N — 3o 48’ 22,20”O

38o 10’ 25,64”N — 3o 54’ 33,59”O

Cómo llegar

Desde Baños de la Encina salir hacia el sur por la carretera que lleva al pantano del Rumblar. Llegados al cruce, tomar la JH-5044 a la derecha. Tras recorrer unos 5 km se llega a la presa del Rumblar, que hay que atravesar. Junto al aliviadero se inicia el sendero.

Aparcamientos

No hay aparcamiento habilitado al inicio del sendero, aunque si lugares próximos para dejar el vehículo.

 

Otros senderos

El parque natural ofrece otros recorridos para senderistas. El de Los Escoriales es continuación de éste hacia la presa del Jándula.

Perfil-sendero-El-Rumblar

• desnivel máximo 356 m

• coTa máxima 705 m

• coTa mínima 349 m

 

Sierra Morena es una gran espacio natural de importancia internacionalmente reconocida. De su vasto territorio procede gran parte de los recursos hídricos que se consumen en la cuenca del Guadalquivir, especialmente para abastecimiento urbano. El sendero se inicia en uno de sus reservorios de agua y discurre por espacios en los que encontraremos la explicación de su valorada calidad, que no es otra que la de la conservación del monte mediterráneo, de las dehesas y de otros ecosistemas donde habitan numerosos animales, entre ellos el lince ibérico.

Plano-sendero-El-Rumblar-Sierra-de-Andujar

La presa del rumblar

Saliendo de la población de Baños de la Encina, que bien merece una visita,
nos dirigiremos hacia la presa del embalse del Rumblar por la carretera JH-5044 (5,5 km). Tras cruzarla, encontraremos el inicio del sendero (ver [1] en el mapa) el cual, transcurre en su totalidad por la carretera sin asfaltar JV-5041.

 

La presa del Rumblar, finalizada en 1941, tiene 65 metros de altura y una capacidad para 126 Hm3 de agua embalsada, que se destina fundamentalmente para riego.

Emprendemos el camino paralelo a la máxima cota del embalse, para alejarnos al poco del mismo por las movidas Lomas del Mesonero en dirección oeste. Nos rodea un monte mediterráneo formado por especies características, entre las que destaca la encina. Un lugar donde campan a sus anchas numerosos animales que se bene cian del agua, y también del microclima, del gran lago arti cial. Después de dos kilómetros y medio de camino el relieve y la vegetación cambian radicalmente [2], internándonos en un llano con olivares y espacios abiertos donde pacen reses bravas. Es un lugar adecuado para avis- tar ciervos, sobre todo durante la época de la berrea en otoño.

La nava de Andújar

Tras cruzar un arroyo y pasar por otras tierras de labor, rodearemos el imponente conjunto de La Nava de Andújar o Santa Amalia [3], que posee, entre otras construcciones, su propia ermita y escuela, ya que en el habitaban numerosas familias de trabajadores de la nca. Inmediatamente después de la cortijada volvemos a un terreno forestal más accidentado aledaño a la sierra de Mosquila, cuyo cerro más des- tacado veremos frente a nosotros.

Recorriendo los dos kilómetros de dehesas que separan La Nava de la Casa del Friscalejo tendremos la oportunidad de avistar alguno de los numerosos animales que aquí habitan. No será difícil ver ciervos si vamos atentos y en silencio. Con frecuencia se acercan a los abrevaderos que veremos en el entorno de la casa. Mucho más difícil es ver un lince, pero nos llamará la atención la colaboración entre propietarios y Administración para proteger esta emblemática especie, de la que se informa con señales en el camino.

Gorgogil

Más adelante el camino rodea la Casa del Gorgogil, poniéndonos al pie de la sierra Mosquila donde encontraremos, después de una curva, el nacimiento del arroyo del Gorgogil [4].

Continuamos subiendo por la ladera del Mos- quila, que tras un cortafuegos [5] volvemos a encontrar con una cobertura vegetal más densa y arbolada. A nuestra derecha siguen sucedién- dose dehesas en un terreno alomado, en el que encontraremos de nuevo ganadería brava.

Si nos jamos en los vallados, observaremos el uso de pilotes de granito, el material rocoso que domina en la zona. Pero también veremos muestras de otros muchos usos de esta noble piedra, como comederos y todo tipo de obras o edi caciones.

Y tratando de recursos geológicos nos acercamos a Los Escoriales, donde naliza el sendero [6]. Se trata de un antiguo enclave minero en donde se extraían distintos tipos de metales. Su nombre deriva de la escoria o residuo de la explotación y tratamiento de los minerales, que aquí se acumulaba.