Jabali

Los jabalís es un especie muy abundante en la Sierra de Andújar, sobre todo en las fincas cinegéticas.

Si te fijas bien, es posible que veas, por algunas rutas del parque natural unos pequeños senderos abiertos entre la maleza, o incluso espacios con el suelo escarbado, o unos excrementos globosos… Son la señal de que por esa zona ha pasado un jabalí, que es otra de las piezas cinegéticas abundantes en el parque.

El color del pelaje es variable con la edad, estación del año y situación geográfica, predominando el castaño oscuro en los ejemplares adultos. Sus pelos son duros, «cerdas»

Sus patas poseen dos pezuñas anteriores, sobre las que se apoya continuamente, y dos posteriores situadas más altas, denominadas guardas. En un jabalí adulto las pezuñas principales llegan a medir de 6 a 7 cm de anchura y la cola que suele medir entre 18-25 cm, presenta los dos primeros tercios formados por cartílago y el último por un penacho de pelos largos.

Tiene orejas enhiestas y ojos notablemente pequeños. El olfato y el oído están muy desarrollados, al contrario que la vista, que es deficiente.

Los machos presentan los labios superiores levantados, debido al desarrollo de los caninos superiores llamados «amoladeras», aunque lo que más destaca en su cabeza son los caninos inferiores llamados «defensas», «colmillos», «navajas» o «cuchillos» que pueden llegar a alcanzar importantes longitudes y anchuras.
Los caninos diferencian a los machos adultos, pudiendo sobresalir 5 o 6 cm, e incluso más, de la mandíbula inferior; en las hembras adultas raramente sobresalen más de 2,5 cm.

El macho suele ser más voluminoso y pesado que la hembra, alcanzando el peso máximo durante el celo, debido a la formación de depósitos grasos. El peso de los jabalí adultos en la Sierra de Andújar en las hembras de 40-65 kg, y en los machos de 50-90 kg

El jabalí tiene una longevidad relativamente alta, también tienen la posibilidad teórica de producir dos camadas al año y un el elevado número de crías por parto

Que comen los jabalís

No hace ascos a nada e igual hoza en busca de tubérculos y lombrices que devora frutos y brotes tiernos, o depreda sobre una nidada o una camada de gazapos que desentierra con su potente hocico. Su abundancia puede ser un problema, tanto económico, por los daños que puede ocasionar en fincas agrícolas y ganaderas, como ecológico, por su fuerte impacto sobre otras especies.

Donde encontrar jabalís

Los jabalíes, la mayor parte del tiempo llamados puercos, se encuentran con facilidad en los bosques de encinas y robledos. Sobre todo a partir de marzo, cuando el frío del invierno deja paso a las temperaturas primaverales y éstos comienzan a despojarse del estado de reposo invernal.

Sinónimos de jabalí

El jabalí, es también llamado puerco jabalí o puerco montés, guarro, verraco.

Comó se dice jabalí en otros idiomas: porco bravo (portugués),
wild boar (inglés), sanglier (francés), senglar (catalán), wildschwein (alemán), basurdea (euskera), cinghiale (italiano) o javalí (portugués).

El nombre jabalí procede del árabe hinzir gabali (cerdo montés),
derivado a su vez de gábal (montaña).

Nombre de jabalí dependiendo de su edad:

  • Rayón cría de menos de 6 meses,
  • Bermejo juvenil de 6-12 meses
  • Primalón subadulto de 12 a 24 meses

Reproducción

El macho de jabalí, que es polígamo, alcanza la madurez sexual antes del año de edad. Sin embargo, su escaso tamaño corporal y el de sus caninos lo dejan en desventaja frente a machos de mayor edad, no pudiendo rivalizar con éstos, por lo que, su participación en la reproducción, aunque posible, es menos probable que para los adultos. La edad a la que se encuentran en disposición de incorporarse a la actividad reproductora se estima en 2 ó 3 años.

El celo llega a desencadenarse algo más tarde, hacia la mitad de diciembre incluso a finales de año. Como la gestación dura de 115 a 120 días (unos 4 meses), los nacimientos se producen en abril o mayo.

La hembra se aísla para el momento del parto, que se produce en una especie de nido realizado por la hembra mediante aportes de vegetación, probablemente para proteger a los recién nacidos de las inclemencias del tiempo o de los posibles depredadores.
Las crías nacen con poco peso en relación al peso de su madre, pudiendo decirse que en comparación con otros ungulados su índice de precocidad es muy inferior. Así, si al nacimiento, un rayón pesa de unos 800 a 1.066 g , y su madre unos 63 kg de media; su masa relativa al nacimiento será del 1,59%, mientras que para un corzo, por ejemplo, el índice calculado está entorno al 6-7%. Las crías tienen, por tanto, un gran carácter altricial y son muy dependientes sobre todo en los dos primeros días de vida, ya que tienen los ojos cerrados, poca capacidad sensorial, así como poca capacidad locomotora, de termorregulación y son incapaces de adquirir recursos por si solos.

El tiempo que tardan en salir del nido y ponerse a seguir a la madre depende de varios factores como: la ausencia de molestias, el propio crecimiento y desarrollo de los rayones en el curso de los primeros días, las condiciones climáticas y otros. Se calcula que a los seis días del nacimiento los rayones son capaces de seguir a la madre sin problemas y reunirse con el resto del grupo. Los primeros días en el nido son importantes también para el reconocimiento mutuo y el establecimiento de interacciones con la madre y resto de hermanos.

Las hembras suelen tener 5 pares de mamas que son muy disputadas por las crías ya que no todas tienen la misma producción de leche; conseguir la tetina adecuada juega un papel importante sobre la jerarquía y el desarrollo físico posterior.

El jabalí es una especie que vive en grupos constituidos por hembras emparentadas y sus crías, aunque los machos adultos suelen ser solitarios. Estos grupos permanecen relativamente estables a lo largo de los años, a pesar de que en ocasiones se separen, como en el momento del parto o por la existencia de cacerías, pero posteriormente se producirán nuevas asociaciones, siempre de hembras emparentadas

Como diferenciar machos y hembras

Los sexos no son fáciles de diferenciar en el campo, ya que, aunque en pelaje estival es posible ver el pincel peniano y los testículos de los machos o las mamas en las hembras, en pelaje invernal, estas características son difícilmente detectables.


flechas-compartir-en-redes-sociales

Por favor, ayúdanos a difundir este precioso parque natural. Es fácil, solo tienes que hacer click en las redes sociales que aparecen mas abajo para compartirlo y ya esta. Muchísimas gracias por tu ayuda.